Buenos Aires-Argentina, 08 Marzo 2005

LOS TITULOS DE HOY
Pirulo de tapa
Paz y Rudy
Rep
El paĢs
EconomĢa
Sociedad
El mundo
OpiniŪn
Espect·culos
Cultura
Deportes
PsicologĢa
Universidad
Pl·stica
Discos
Videos
Especiales
Contratapa
Radar
Cash
Turismo
LĢbero
No
Las/12
Futuro
M2
Institucional






OTRO TANGO EN EL DORREGO
Noche de samples y fueyes narcŪticos
El festival tuvo su jornada m·s moderna: San Telmo Lounge, Tanghetto y Narcotango.
Tanghetto, parte de una movida que est· pegando fuerte entre los jŪvenes modernos.
Por Karina Micheletto
Notas Relacionadas
Las actividades para hoy

El galpŪn El Dorrego, pensado para exaltar el ™ltimo grito del diseŅo, parece hecho a medida para un evento de este talante. AquĢ y all·, extranjeros cool y chicos de Palermo, igualmente cool, se pasean portando en sus cuerpos uniformes de modernos. Sobre el escenario suenan samplers y bandoneones. Al fondo, en la pista de baile que surge en medio del p™blico, se consolida un estilo que ya se vende en las academias como ģfree tangoī, ģneotangoī o ģtango XXIī. AquĢ est·n, Čstos son, los representantes de eso que la vor·gine de la industria cultural ya clasificŪ en la sub-batea de tango electrŪnico. El Festival de Tango reuniŪ el miČrcoles por la noche a San Telmo Lounge, Tanghe-
tto y Narcotango, tres propuestas con distintos estilos y despareja calidad dentro del electro-tango. Sonidos que calzan justo en estos Nuevos Buenos Aires que abren sus corazones al turismo y le ofrecen lo m·s profundo: tango, tango, tango.
Inaugura la noche San Telmo Lounge, un grupo que lleva dos discos editados (McDougall Tango y Madrugada en Backelonia, ambos por Epsa) y va consolidando un estilo interesante. El grupo viene de Rosario y al frente est·n MartĢn Delgado, Juan Manuel Aguirre y Pablo Gait·n. Llega el tercer tema, una versiŪn de Biyuya, de Astor Piazzolla, y se larga la pista de baile, un poco m·s atr·s de los que escuchan parados. Una gran cuota de improvisaciŪn domina a estas parejas que se las ingenian para seguir compases truncos y repeticiones de scratchs. Un tipo de improvisaciŪn distinta a la habitual, por fuera de los esquemas previos de la danza. Pero, aun con tanta experimentaciŪn, no puede decirse que esta gente no estČ bailando tango, guiada por el hechizo pasional de la danza del tango. A los costados del escenario hay dos tribunas llenas de gente que prefiere seguir el espect·culo cŪmodamente sentada. Un nŪrdico entabla conversaciŪn con tres chicas que chapucean chochas en inglČs. Las chicas lanzan risitas nerviosas mientras cuentan que les gusta la milonga, very much, y el tango electrŪnico suena como la banda de sonido perfecta para la escena. Los temas de Tanghetto van pasando y al final parece que el nŪrdico se queda con la rubiecita, they match so much.
En el gigantesco galpŪn hay lugar para una exposiciŪn de fotos sobre milongas, surgidas de un concurso, para una muestra del fileteador Martiniano Arce y para una cantidad de stands ģde diseŅo tangueroī. En los stands, el gČnero se diversifica. Hay zapatos para tango, sombreros para tango, delantales de cocina con motivos de tango, cadenitas con parejas bailando tango, remeras con estampas de tango, posters de tango, agendas de tango, naipes de tango, ta-te-tis de tango,
toons de tango, °s·banas de tango!, y tambiČn discos de tango. Todo muy moderno y sobrio, sin la brillantina grasa de cierto target tanguero for export. El mercado se segmenta a medida que se amplĢa, reacomoda las estanterĢas y da la bienvenida a las nuevas camadas. El circuito se expande y los extranjeros conocen los must del nuevo tango fashion mejor que nadie, las Lonely Planet siempre est·n actualizadas.
Mientras tanto, en el escenario, sucede la m™sica. San Telmo Lounge muestra una propuesta que suena bien, hasta con ciertos aires de jazz. Le sigue Tanghetto, con su ™ltimo disco Emigrantes (nominado al Grammy latino el aŅo pasado) y su proyecto Hybrid Tango. El grupo suma bandoneŪn, guitarra, baterĢa, violoncello, teclados y sintetizadores, y en lo que hace se escucha m·s yeite de frase tanguera conocida que alg™n concepto musical unificador. El ambiente se calienta con Narcotango. Presentado como ģel grupo de tango m·s bailado en las milongas de Buenos Airesī, el grupo comandado por Carlos Libedinsky trae bastante m·s que scratchs y loops acomodados de manera ingeniosa. La percusiŪn est· en primer plano y hay candombe, salsa y samba entre el tango y la electrŪnica. ģNarcotango es un abrazo profundo entre el tango y la atmŪsfera musical electrŪnica de nuestro tiempoī, se presentan desde su p·gina web. Si hasta no hace tanto ese abrazo parecĢa imposible, Libedinsky y compaŅĢa lo vuelven placentero. Entre el p™blico, una chica salta y baila como si estuviera en la pista de Pach·. Ella baila sola. El resto improvisa con m·s cŪdigos tangueros que electrŪnicos. Una chica de cola de caballo larguĢsima y un chico con cuerpo marcado bailan y se miran como si no existiera nada m·s en el mundo. Tras ellos, Gardel se funde en las pantallas gigantes con loops de computadora. La cronista tiene que aceptar que a pesar de su prejuicio contra tanto Palermo spirit est· asistiendo a un fenŪmeno que seguramente se ir· enriqueciendo con el tiempo y la experimentaciŪn. La medianoche cae sobre Buenos Aires y es hora de seguir la milonga en alg™n restaurante Čtnico cercano.


enviar por e-mail   version para imprimir    arriba

Enviar
Imprimir

PRINCIPAL
- SECCIONES - SUPLEMENTOS - ANTERIORES - BUSQUEDA - CONTACTO

KIOSCO/12 - REGISTRACION - PUBLICIDAD - INSTITUCIONAL

© 2000-2003 Pagina12/WEB Rep™blica Argentina - Todos los Derechos Reservados